Una sola dosis de ayahuasca mejora la autopercepción del habla en personas con ansiedad social, según un estudio

La ayahuasca podría ayudar a mejorar la autopercepción de las personas con trastorno de ansiedad social, según un estudio controlado de prueba de concepto publicado recientemente en el Journal of Clinical Psychopharmacology.

La ayahuasca, un brebaje utilizado durante siglos por las tribus indígenas del Amazonas, contiene la potente droga psicodélica dimetiltriptamina (DMT) e inhibidores de la monoaminooxidasa. Las investigaciones preliminares han ofrecido algunas pruebas de que la ayahuasca proporciona beneficios psicológicos a las personas que sufren ansiedad y depresión.

“El trastorno de ansiedad social es un trastorno de ansiedad prevalente, infradiagnosticado y con escasas opciones de tratamiento”, afirma el autor del estudio, Rafael Guimarães dos Santos, postdoctorando de la Facultad de Medicina de Ribeirão Preto de la Universidad de São Paulo.

“El trastorno de ansiedad social se caracteriza por la ansiedad durante eventos sociales, como hablar en público, comer y hablar con otras personas. Además, los pacientes con ansiedad social muestran un sesgo negativo hacia su actuación social: creen que su actuación será ineficaz, limitada y que será juzgada por otras personas.”

“En algunos casos, esto podría llevar a la evitación de la situación social, y ciertamente interferir con las actividades diarias de estos pacientes”, dijo dos Santos. “La ayahuasca, además de tener potenciales antidepresivos y ansiolíticos, podría (tal vez) cambiar este sesgo cognitivo negativo, ya que se han descrito anecdóticamente sus propiedades para mejorar el rendimiento”.

En el estudio doble ciego, 17 voluntarios a los que se les había diagnosticado un trastorno de ansiedad social fueron asignados aleatoriamente a un grupo de tratamiento con ayahuasca o a un grupo de placebo. Los investigadores siguieron un cuidadoso proceso de selección, que excluía a los posibles voluntarios con experiencia previa con la ayahuasca; un historial actual o pasado de enfermedades cardiovasculares, hepáticas o neurológicas; un diagnóstico psiquiátrico actual (excepto trastornos de ansiedad); un uso actual de cualquier medicación psiquiátrica; y un uso recurrente de drogas de abuso.

Tras recibir una dosis de ayahuasca o de placebo, los voluntarios permanecieron sentados en una cómoda silla reclinable y se les indicó que “permanecieran lo más tranquilos e introspectivos posible, con los ojos abiertos o cerrados, mientras se concentraban en su cuerpo, pensamientos y emociones”. Unas cinco horas más tarde, una vez pasados los efectos agudos del fármaco, los voluntarios completaron una prueba de oratoria que inducía a la ansiedad, en la que se les daba dos minutos para preparar un discurso de cuatro minutos delante de una cámara.

“La tarea que utilizamos es una medida validada para inducir la ansiedad y evaluar el rendimiento de los voluntarios”, dijo dos Santos.

Los investigadores no encontraron una reducción estadísticamente significativa de los síntomas subjetivos de ansiedad en los que ingirieron ayahuasca en comparación con los que habían ingerido el placebo. “El tamaño de la muestra era pequeño y los voluntarios tenían un nivel de ansiedad inicial bajo. Por lo tanto, algunos resultados no significativos podrían ser el resultado de estos factores”, explicó dos Santos.

Pero la ingesta de ayahuasca se asoció con mejoras en la autopercepción del rendimiento del habla.

“Demostramos que una sola dosis de ayahuasca mejoró la autopercepción del rendimiento durante una tarea de hablar en público, que suele estar asociada a un mal rendimiento de los pacientes con ansiedad social. Además, la ayahuasca fue bien tolerada en esta población, lo que abre la puerta a más ensayos clínicos en este y otros trastornos de ansiedad. Este es el primer ensayo controlado de un alucinógeno clásico en esta población”, dijo dos Santos a PsyPost.

Los efectos adversos más significativos de los que informaron los voluntarios fueron molestias gastrointestinales transitorias y náuseas, vómitos, somnolencia, confusión y dolor de cabeza.

En el estudio actual, junto con otro similar publicado este año, los investigadores también examinaron si la ayahuasca influía en el reconocimiento de las expresiones faciales. Los voluntarios completaron una tarea informatizada en la que se les mostraban rostros humanos y se les pedía que identificaran si se expresaba felicidad, tristeza, miedo, asco, ira o sorpresa.

“Hay pruebas de que algunos trastornos psiquiátricos, como los del estado de ánimo y la ansiedad, se caracterizan por un déficit en el reconocimiento de las expresiones faciales de las emociones. Por ejemplo, los individuos deprimidos pueden mostrar un patrón negativo y sesgado en el que las caras felices y neutras se reconocen como caras negativas (miedo/tristeza)”, explicó dos Santos.

“Y también hay pruebas de que algunos fármacos antidepresivos pueden mejorar ese déficit. Dado que la ayahuasca tiene efectos antidepresivos, y dado que estudios anteriores con LSD en individuos sanos han mostrado una reducción en el reconocimiento de caras de miedo, queríamos explorar si en individuos sanos (primero) la ayahuasca podría modular el reconocimiento de caras.”

Pero ninguno de los dos estudios encontró pruebas de que la ingestión de ayahuasca tuviera un impacto en el reconocimiento de las expresiones faciales.

Aunque es posible que la ayahuasca no afecte al reconocimiento facial, la falta de efectos significativos también podría ser el resultado de cuestiones metodológicas. “El tamaño limitado de la muestra podría haber impedido un resultado significativo, y observamos que los alcaloides de la ayahuasca natural (especialmente el DMT) se degradan con el tiempo. Por lo tanto, la pequeña muestra más la degradación de los alcaloides podría haber impedido un resultado significativo”, dijo dos Santos.

“Además, aplicamos la tarea de reconocimiento facial varias veces (antes y durante la tarea, y hasta tres meses después), por lo que los voluntarios podrían haber aprendido la tarea, lo que también dificultaría encontrar diferencias significativas entre la ayahuasca y el placebo”.

A pesar de las limitaciones, los nuevos estudios incluyeron varias mejoras metodológicas con respecto a las investigaciones anteriores.

“Es importante señalar que estos ensayos fueron de grupos paralelos, controlados con placebo y con usuarios sin experiencia con ayahuasca”, dijo dos Santos. “Los estudios anteriores eran en su mayoría abiertos (no controlados con placebo) o ensayos cruzados (en los que los individuos toman un tratamiento y luego se cruzan con el otro brazo del ensayo), con individuos con experiencia previa en el uso de alucinógenos. Los ensayos de grupos paralelos, controlados con placebo, con usuarios novatos parecen ser más apropiados para investigar estas drogas, ya que sus efectos psicológicos son difíciles de enmascarar.”

Artículo original de Eric W. Dolan en Psy Post.

Enlaces:

‘A single dose of ayahuasca improves self-perception of speech performance in socially anxious people, study finds’, PsyPost, 28 de agosto de 2021.

‘Ayahuasca Improves Self-perception of Speech Performance in Subjects With Social Anxiety Disorder’, Journal of Clinical Pshychopharmacology, 20 de junio de 2021.

‘Ayahuasca, un antidepresivo natural’, Plantaforma de Defensa de la Ayahuasca, 2 de junio de 2020.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.