“El Amazonas, hacedor de vida, desata la pandemia”

“El Amazonas, hacedor de vida, desata la pandemia”

Brasil es el segundo país del mundo con mayor número de fallecidos por coronavirus: 87.000 para un número total de 2,4 millones de casos confirmados. La región del Amazonas es una de las más castigadas del país, y en remotas localidades como Tefé (Brasil) es tan probable contraer el virus como en la ciudad de Nueva York, uno de los peores focos del coronavirus en el mundo.  

Un fotógrafo del New York Times, Tyler Hicks, viajó por el río durante semanas, documentando cómo se propagó el virus. El trabajo de Hicks está recogido en un cuidado y escalofriante reportaje multimedia ilustrado por las fotos de Hicks en Brasil y los textos de Julie Turkewitz y Manuela Andreoni.

Leer más
Situación crítica para los pueblos amazónicos por la pandemia del Covid-19

Situación crítica para los pueblos amazónicos por la pandemia del Covid-19

Sudamérica se ha convertido en una de las regiones del mundo más castigada por la pandemia del Covid-19, que empieza a remitir en Europa. Brasil es el segundo país con más afectados, 363.211 a día de hoy, mientras Perú alcanza los 120.000 afectados y las autoridades se ven impotentes para contener la extensión de la enfermedad.

Brasil, Perú, Colombia y Ecuador son cuatro de los países que albergan en sus territorios gran parte de la selva amazónica, la zona más castigada por el Covid-19. La falta de recursos médicos y el aislamiento de las comunidades ha disparado la mortandad por el coronavirus en las provincias amazónicas de cada uno de los países citados, tal y como explica este reportaje de la CNN. La incidencia del virus tiende a ser dos veces mayor comparada con otros estados de los mismos países.

Leer más

Kambó: la rana del Amazonas cuyo veneno refuerza el sistema inmunitario

Kambó: la rana del Amazonas cuyo veneno refuerza el sistema inmunitario

Mientras decenas de equipos científicos trabajan denodadamente en busca de una vacuna contra el Covid-19, cada vez son más los que prefieren reforzar su sistema inmunitario como primera línea de defensa contra esta y otras infecciones víricas y bacterianas.

Desde hace unos pocos años en occidente, y no menos de un siglo entre los pueblos indígenas de la selva amazónica, se está extendiendo el uso de un veneno que se extrae de una rana endémica del Amazonas, conocida como ‘kambó’ o ‘kampô’ (Phyllomedusa bicolor).

El veneno deshidratado del kambó se aplica subcutáneamente quemando la epidermis con pequeños puntos, cuyo número –siempre impar- varía en función del estado de salud de la persona: desde la mera prevención hasta la sanación de enfermedades infecciosas, autoinmunes e incluso cáncer, según el testimonio de algunos informantes*.

Leer más