La ayahuasca cumple 1,25 millones de años

Hay quien asegura que el uso de la ayahuasca por parte de los humanos se remonta a miles de años, mientras otros no creen que existan pruebas de su uso más allá de «300 o 400 años», es decir, después de la llegada de los europeos al continente americano. Sea como fuere, la planta está sobre la faz de la Tierra varios órdenes de magnitudes antes que nosotros, concretamente desde que el Homo antecessor empezaba a abandonar África: 1,25 millones de años.

Así lo desvela un artículo recientemente publicado por Kahpi a partir de la evidencia botánica:

«La enredadera de la ayahuasca, Banisteriopsis caapi, está emparentada con otras 1.200 plantas de la familia Malpighiaceae. Esta familia ofrece una gran variedad de frutos, pero todas ellas tienen flores muy similares. Alrededor del 85% de los parientes botánicos de la ayahuasca en la familia Malpighiaceae evolucionaron y vivieron naturalmente en América del Norte o del Sur.

Estampa típica del Pleistoceno.

Ha sido difícil encontrar información exacta sobre cuándo surgió la ayahuasca en una escala de tiempo evolutiva. En parte, esto se debe a que los científicos no están totalmente de acuerdo con la línea de tiempo profunda de gran parte de la vida vegetal. Pero lo que podemos decir es que, según el apasionante sitio web Time Tree las Malpighiaceae son una familia relativamente reciente que probablemente surgió hace unos 90 millones de años, durante la época del Cretácico tardío (no mucho tiempo, relativamente hablando, después de la época del Jurásico).

Los botánicos han sugerido que los géneros Banisteriopsis y Diplopterys -que albergan la gran mayoría de las especies de lianas de ayahuasca que se elaboran hoy en día- probablemente surgieron durante el Pleistoceno tardío (comúnmente conocido como la Edad de Hielo). Bronwen Gates describe su distribución y filogenia:

«Tanto Banisteriopsis como Diplopterys se distribuyen completamente en el Nuevo Mundo. Hay algunas especies de Banisteriopsis que extienden su área de distribución a las zonas subtropicales de México, Paraguay y Argentina, pero la mayoría de las especies están restringidas a los trópicos, con casi dos tercios de las especies de distribución totalmente brasileña. Casi la mitad de las especies de Banisteriopsis son especies de sabana, con más de dos tercios de estas especies en la región del Planalto de Brasil, en la vegetación de sabana característica de esta zona conocida como “cerrado”. Posiblemente la diversificación del género se produjo durante el Pleistoceno, durante los períodos postulados de gran aumento de la vegetación de sabana».

La diversificación de las plantas en la zona de la selva amazónica parece haber aumentado drásticamente durante los ciclos secos y húmedos del Pleistoceno, y es cuando Gates sugiere que surgió el género de las especies de ayahuasca. Si esta teoría es correcta, entonces la liana de la ayahuasca tiene aproximadamente 1,25 millones de años.

La aparición de la liana también se entreteje en los coloridos mitos de la ayahuasca transmitidos oralmente por los grupos indígenas. El entorno natural tiene una afinidad especial con las poblaciones humanas del Amazonas. Los grupos amazónicos tuvieron un impacto tan amplio en la gestión de los entornos vegetales y animales que los arqueólogos sugieren que no quedaba ninguna zona “prístina” del Amazonas en el año 1541, cuando llegaron los colonos europeos.

En 1957, los científicos aislaron los compuestos activos de la enredadera de la ayahuasca y descubrieron que su contenido es casi idéntico al de los extractos de la planta euroasiática y norteafricana comúnmente conocida como ruda siria. En comparación, la composición química de la ruda siria se descubrió en la década de 1840, cuando se aislaron los alcaloides de la “harmala” y se les dio su nombre.

Los científicos tardaron en darse cuenta de que los alcaloides clave de la liana de la ayahuasca eran los mismos que los de la ruda siria. Antes de que esto ocurriera, un científico decidió en 1905 llamar a los ingredientes activos de la vid de la ayahuasca telepatina, señalando sus propiedades aparentemente telepáticas».

Enlaces:

‘1,25 Million Years Ago: The Evolutionary Emergence of the Ayahuasca Vine’, Banisteriopsis, Kahpi

Giorgio Samorini: «No existe evidencia del uso de ayahuasca hace más de 300 o 400 años», Plantaforma, 14 de abril de 2021

‘Cuando a la ayahuasca se le llamó telepatina‘, Plantaforma, 22 de junio de 2020

Un pensamiento sobre “La ayahuasca cumple 1,25 millones de años

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.