«Muchos trabajos con plantas sagradas se hacen sin la protección adecuada, y esto puede ser peligroso»

En su documento de identidad pone José Luis López Delgado, pero todos le conocen como ‘José Setas’, por sus veinte años de trabajo con los hongos, amén de otras plantas maestras. No lleva plumas ni tiene ínfulas de chamán, pero es uno de los mejores conocedores de las dimensiones invisibles del espíritu. En esta entrevista, que puedes escuchar aquí, nos habla sobre una de sus especialidades: la protección del espacio energético durante los ritos, chamánicos o no, un tema que ya trató en uno de sus libros, ‘Otra vez en Matrix’.

¿Por qué es importante la protección durante un trabajo con plantas maestras?

Es importante porque cuando haces un trabajo con plantas te estás abriendo a muchos niveles –el energético, el espiritual- y abriéndote a una dimensión invisible, de modo que determinadas fuerzas de la naturaleza pueden interferir en tu propio campo energético y no sentarte bien. Si tú tomas una planta estás lidiando con tu contenido inconsciente pero si encima tienes que lidiar con cosas foráneas, es un doble trabajo que puede hacer que la experiencia te sobrepase y resultar contraproducente.

¿Cómo se hace esta protección del espacio?

Cuando empecé en el chamanismo aprendí a proteger el espacio con los cuatro elementos: el cielo, la tierra y conceptos similares, o invocando algún espíritu superior. Con el tiempo descubrí que no era suficiente, cuando descubres que existen otros espíritus más allá. Entonces estudié la Cábala y descubrí que ofrece una protección a todos los niveles. Son una serie de palabras, mantras y visualizaciones que generan una figura protectora en el astral, y eso resulta muy efectivo.

Esa es la misma forma de trabajo que tienen los tibetanos. Son culturas que contemplan una jerarquía vertical muy precisa de lo que es el ser humano, lo que se ve y lo que no se ve.

¿Pronuncias estas frases y mantras o dibujas las geometrías en el espacio?

Al principio, cuando aprendes, lo haces físicamente: pronuncias las palabras o realizas unos gestos, colocas el espacio de alguna manera para armar el ritual. Con el tiempo llegas a un nivel en el que operas únicamente desde la conciencia, sin que nadie sepa lo que estás haciendo. Solo lo van a descubrir cuando sientan la protección durante la ceremonia, si bien no te han visto hacer nada.

¿Puede corroborarse esta protección por parte de un tercero?

Efectivamente. Hay mucha gente que ya de por sí tiene mucha sensibilidad y reconocen los símbolos en el astral. Eso es bonito, porque es un reconocimiento de que tu trabajo está bien hecho, hay gente capaz de verlo.

¿Qué puede pasar, eventualmente, en un trabajo con plantas de poder sin la protección adecuada?

El término sería que alguien puede sentirse ‘hackeado’, algo va a interferir en su experiencia, que la está enturbiando. A veces puede ser sólo ruido y en otras ocasiones puede ser algo que realmente quiera dañarte. En el chamanismo hay muchas protecciones porque entre chamanes siempre hay ataques energéticos, virotes y demás.

¿Puede funcionar un ‘virote’ [ataque energético] en caso de que yo no sea creyente, de que no comparta la cosmovisión del brujo?

Ojalá fuera así, pero no. Un occidental que llega allí y recibe un virote lo va a sufrir. En este caso, la ignorancia no te va a eximir del resultado.

¿Sería el equivalente a un mal de ojo?

Sí, sería similar. En el mal de ojo te dicen también que si no crees en él no te afecta, pero eso sería un efecto placebo. En este caso es real, un chamán sí puede hacerte un trabajo energético que te dañe en forma de dolencia o enfermedad.

¿Crees que se está haciendo la protección energética adecuada en los trabajos que se hacen en España y en Europa?

Yo creo que no, creo que falta mucho de eso. Para mí es algo de lo que adolecen muchos rituales, y no sólo trabajos con plantas sagradas, sino otros rituales que trabajan con energías muy fuertes, y en los que la gente está muy expuesta. Creo que se toma muy a la ligera y puede convocar o atraer ciertas energías que pueden ser tóxicas.

¿Registros akáshicos?

Sí, ahora hay cursos a patadas de un fin de semana que, si bien no te permiten acceder a los registros propiamente dichos, sí te dan acceso a unas entidades que pueden darte información, sí, pero también basura y ruido que puede llevar a la gente a desviarse de su camino.

¿Nos la jugábamos cuando jugábamos a la ‘ouija’ de niños?

Es peligroso, sí. Yo he conocido gente que lo ha hecho con 17 años y con 19 años casi todos estaban muertos. Puede ser casualidad, sí, pero lo he oído demasiadas veces. Al final, algunas leyendas urbanas no son tan leyendas.

Hay muchos casos de contactados, de extraterrestres, y todos vienen de la ‘ouija’. Digamos que no tan mal utilizada, porque no han sufrido perjuicios, pero sí han recibido mensajes o incluso libros. Realmente ocurre un trance en el que recibes una información e incluso puedes registrarla. El hecho está ahí y ocurre.

¿Los casos de abducciones pueden deberse a una conexión con esta dimensión espiritual e ignota?

Sí, generalmente en estos casos es porque accedes a otra dimensión y suceden este tipo de experiencias. Tu cuerpo suele estar en el mismo sitio, si bien en el cuerpo energético han ocurrido cosas.

¿Qué debería hacer un chamán/curandero/terapeuta para aprender a proteger un especio ceremonial?

En el mundo chamánico existen ese tipo de enseñanzas. No todas son las apropiadas, porque se quedan en puro folklore, pero sí que hay trabajos profundos reales. En el budismo tibetano, que es una fusión del budismo con el chamanismo Bön que existía anteriormente en India, es para mí de lo más potente en este sentido.

Curiosamente, sin el uso de plantas psicoactivas en este caso…

A priori no parece que se hayan usado, pero cuando ves la iconografía tibetana reconoces determinadas plantas que denotan un uso. De hecho, sí hay un ritual muy concreto (y secreto) en el que se toman psilocybes en una especie de papilla en una ‘kapala’, la calavera ritual, pero pocos monjes te reconocerán que sigue celebrándose. También es curioso que ellos mismos den su bendición en una semilla de marihuana o que el agua bendita de sus rituales lleve azafrán, una especia cuyas hojas son alucinógenas.

¿Existe una diferencia sustancial a nivel energético entre plantas como la ayahuasca, el hongo o el san pedro?

Todas son iguales y te llevan exactamente al mismo sitio. La única diferencia sería que el san pedro o el peyote tardas más tiempo en entrar porque lleva otro mecanismo bioquímico y luego dura más. Aunque haya distinciones –la abuelita, el abuelito o los niños santos- eso es lo que nosotros hemos aprendido a ver, lo que nos han enseñado.

Por último, ¿crees que el LSD tiene espíritu?

Buena pregunta. Yo diría que tiene espíritu, pero es más libre, más ausente. Te da plena libertad, de modo que te tienes que manejar tú sin esa ayuda. La cuestión es que si tú tienes un trabajo espiritual, te vas a conectar con esa ayuda. Incluso si trabajas con plantas, cuando tomas LSD, la vía que eliges te aparece como ayuda y entonces la puedes usar… o vuelo libre. Detrás, sigue habiendo una especie de “entidad” o “fuerza”, eso que llamamos ángeles y que no son seres voladores con alas, sino fuerzas creativas de la naturaleza. Por ejemplo, el arcángel Gabriel es el nivel más elevado del elemento agua.

Más sobre José Luis en Autopoisesis y en Plantas Maestras.

2 pensamientos sobre “«Muchos trabajos con plantas sagradas se hacen sin la protección adecuada, y esto puede ser peligroso»

  • el 09/09/2020 a las 18:04
    Enlace permanente

    Muy interesante entrevista.
    Doy fé de que el trabajo de Jose es muy serio y enriquecedor, me siento agradecida de haber podido hacer una ceremonia con él.

    Respuesta
  • el 09/09/2020 a las 13:07
    Enlace permanente

    Hola Amigos quiero agradecer el conocimiento compartido. Estoy de acuerdo con todos los puntos que se tocaron!
    Saluda atte
    Roberto Muñoz
    Afectuoso saludo desde Uruguay

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *