«El San Pedro puede sustituir a la mayoría de los medicamentos psiquiátricos»

Marc Lane se describe a sí mismo como un “trotamundos fenicio” y desde hace 15 años vive en Ibiza. No es raro verle dando a la gente unas microdosis de una oscura y dulce pasta de San Pedro que el propio Marc cocina en casa: «Llevo años intentando encontrar un sabor agradable para la wachuma, porque la gente suele sentir su sabor demasiado amargo».

Los efectos del San Pedro (Echinopsis pachanoi) en microdosis son sutiles pero diáfanos. Es como si las puertas de la percepción se abrieran de repente, usando las famosas palabras de Aldous Huxley. El novelista británico tuvo una experiencia reveladora con la mescalina, el principio activo del San Pedro, cuando escribió ‘Las puertas de la percepción’ y ‘Cielo y el infierno’, dos breves ensayos que fueron pioneros en la literatura psicodélica.

«El hombre que regresa a través de la Puerta del Muro nunca será el mismo que salió. Será más sabio pero menos seguro, más feliz pero menos satisfecho de sí mismo, más humilde al reconocer su ignorancia y mejor equipado para entender la relación de las palabras con las cosas, del razonamiento sistemático con el misterio insondable que intenta, siempre en vano, comprender».

«Esta planta medicinal que se llama San Pedro, ‘Wachuma’ o ‘Iwakoya’, pero a mucha gente le gusta referirse al principio activo que es la mescalina», explica Marc mientras señala una de las decenas de cactus que crecen en su jardín. Su relación con la planta comenzó hace 12 años, cuando «un hombre estuvo aquí [en Ibiza] y tenía una bolsa de polvo de San Pedro que trajo de Sudáfrica. Cuando empecé a tomarlo, me hizo sentir muy bien …. No tomaba dosis completas, sino las suficientes para… era como encender la luz de la realidad», explica Marc Lane.

«Durante algunos años, me involucré un poco con la ayahuasca y otras experiencias diferentes, pero el San Pedro siempre estaba ahí en el fondo», recuerda Marc. La epifanía estaba a punto de producirse:

«Hace cinco años, finalmente fui a Perú e hice mi conexión directa con la planta. No pude encontrar a nadie que me enseñara realmente sobre la ‘Wachuma’, sino que aprendí directamente de la propia planta. Me estaba guiando, así que cuando volví quise traer un poco y uno de mis maestros me dijo vamos a pedir permiso a los ‘apus‘ -los grandes espíritus de la montaña-. Podría haber ido al mercado y comprarlo, pero en lugar de eso subimos a la montaña e hicimos una ofrenda a los “apus“. En ese momento, recibí un mensaje y el mensaje era: «Coge esto y dáselo a todo el mundo. Simplemente lo pones en tu boca; sin ceremonias, sin historias, sin complicaciones. No te pongas entre la planta y la gente. El cactus es mucho más inteligente que tú o que cualquier otra persona».

¿Por qué crees que el “wachuma” te ha elegido para esta “misión”? «Bueno, el cactus es muy muy poderoso, pero no tiene manos ni piernas, no se alimenta, no tiene boca, así que le dejo usar la mía», responde Lane.

Desde entonces y siguiendo este objetivo de difusión de la planta, Marc ha ido cultivando el cactus y desarrollando diferentes formas de tomar el San Pedro. «Lo más importante es intentar que tenga un buen sabor, que sea más agradable de tomar porque hay gente que dice que sabe mal».

Usos del San Pedro

La mescalina es bien conocida por sus efectos psicoactivos (debido a la mescalina, el mismo principio activo del peyote). Sin embargo, éste no es el efecto que Marc busca con las microdosis: «Para mí es como si lo tomaras como un medicamento normal, tomando una pastillita cada día en pequeñas cantidades. No busco grandes dosis ni experiencias psicodélicas. Creo que una acumulación lenta es una terapéutica mucho más efectiva a largo plazo, y también es mucho más fácil porque es un manejo mucho más sencillo».

El sabor es relevante, pero la seguridad es mucho más importante para Marc. No hay mucha información sobre la seguridad con la mescalina, pero Marc Lane defiende su “experiencia observacional”: «He administrado San Pedro a literalmente miles de personas, desde niños muy pequeños hasta personas muy mayores. Nunca ha habido un solo efecto secundario. Es la sustancia más segura que he encontrado. Es más segura que el café, es más segura que todo lo que conozco. Antes de eso, funciona para muchas condiciones diferentes. para una persona que está digamos bien, mejora su estado de ánimo pero también mejora el sueño para el insomnio y también para los niños con TDAH [Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad] o incluso autismo.

Hay algunos padres que han estado dando dosis muy pequeñas de San Pedro a niños con autismo o niños con ADHC, y los resultados han sido increíbles: la ansiedad desaparece, el estrés desaparece, toda esa tendencia a enloquecer se mitiga; todo es serenidad y paz (…) Nada me da la satisfacción que cuando uno de estos niños se acerca a mí y me abraza… Me pongo a llorar».

¿El “cactus antidepresivo”?

Existe un vigoroso movimiento en Estados Unidos que intenta “despenalizar la naturaleza”, más concretamente, todas las plantas y hongos psicoactivos utilizados durante milenios por la humanidad. En este aspecto, Marc considera que «el San Pedro debería ser legalizado e incluso ser clasificado potencialmente como un suplemento nutricional». Sin embargo, la Echinopsis pachanoi «puede sustituir básicamente a la mayoría de los medicamentos psiquiátricos. Es más eficaz que los antidepresivos y que la mayoría de los medicamentos contra la ansiedad y también que la mayoría de los elevadores del estado de ánimo que existen, sin ningún efecto secundario y esa es también una de las razones por las que creo que siempre se ha mantenido al margen: porque básicamente se llevaría una gran parte del negocio farmacéutico». Mientras que otros compuestos psicodélicos como el MDMA o el LSD también funcionan de forma diferente, también tienen sus efectos secundarios, algunos de ellos son adictivos y, a la larga, es muy peligroso dejar de tomarlos, éste es antiadictivo en realidad: cuanto más tomas, menos quieres tomar».

Le pregunto a Marc si existen estudios científicos que avalen sus conclusiones en los temas de esas patologías: autismo, depresión y TDAH: «Depende de lo que consideres un estudio científico. No hay estudios científicos para el San Pedro o la mescalina en general, y los que hay son muy pequeños. Quiero decir, si queremos mirar por ejemplo el trabajo que MAPS está haciendo con MDMA, incluso todos sus ensayos han sido con unas pocas docenas de personas. ¿Es eso un estudio real? He estado haciendo un estudio de la vida real con miles de personas durante años, quizás no científico pero seguramente observacional, y he descubierto que la ‘wachuma‘ es segura, eficaz y poderosa».

Enlaces:

‘Las puertas de la percepción’, Aldous Huxley (1954)

– «Las plantas maestras pueden paliar la crisis de salud mental de los olvidados por el sistema de salud de EE.UU.», Plantaforma, 18 de marzo de 2022

‘Descriminalize Nature, el movimiento ciudadano detrás de la descriminalización de los psicodélicos en EEUU’, BMed, 22 de marzo de 2022

3 pensamientos sobre “«El San Pedro puede sustituir a la mayoría de los medicamentos psiquiátricos»

  • el 13/09/2022 a las 15:39
    Enlace permanente

    Muy interesante, si debemos
    avanzar a estudios que sustenten este Saber Ancestral en salud.

    Respuesta
  • el 12/09/2022 a las 17:58
    Enlace permanente

    Un poco irresponsable que no se sustente el uso de san pedro con datos de estudios más serios, puesto que no es solo mezcalina sino otros compuestos que a la larga pueden generar alguna patología. Como por ejemplo acumulación de calcio y toxinas. Como dice él hay investigaciones del MAPS con mas de 12 personas pero hay un sustento en lo que se ha analizado, en cuanto a la mezcalina y las otras sustancias del cactus es importante que esta persona las conozca y entienda también, al parece no las conoce.

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.