«Tenemos que salir del discurso de que todo lo indígena es bueno y lo nuestro, malo»

«Tenemos que salir del discurso de que todo lo indígena es bueno y lo nuestro, malo»

Paulina Pozo se define a sí misma como “Chaka Warmi”, es decir, “mujer puente” entre dos culturas. En su caso, la definición le viene como anillo al dedo: nacida en Chile, formada allí lo académico y posteriormente en el Perú (en el prestigioso centro Tawikasi de Tarapoto) en las plantas maestras y, recientemente, instalada en España.

Esta psicóloga transpersonal organiza los próximos 25 y 26 de julio (para Europa) y el 1 y 2 de agosto (para América) el curso online ‘Plantas Maestras, psicoterapia e integración’, dirigido a “psicólogos, psiquiatras y psicoterapeutas interesados en el tema ”.

Se trata de la tercera edición del curso y la primera que hace desde España, país en el que se ha afincado recientemente tras un largo y provechoso paso por la selva peruana. «Estoy actualizando el material –nos cuenta Paulina por teléfono-, porque es muy abundante y tengo que concentrarlo en las 14 horas que dura el curso». El objetivo de la formación es «tender un puente entre la sabiduría amazónica y diversos aspectos del bienestar mental occidental».

Leer más
Rosa Giove explica cómo recibió su icaro ‘Ábrete corazón’

Rosa Giove explica cómo recibió su icaro ‘Ábrete corazón’

Los icaros (sin tilde, es una palabra llana y proviene del Quechua, “ikaray” significa soplar para curar) son los cantos medicina que se cantan durante las sesiones de ayahuasca para traer la curación. Según la cosmovisión amazónica, el icaro es la manera que tienen las plantas de comunicarse con los humanos, utilizando la música para transmitir su poder curativo.

«El icaro lo recibe el curandero durante las dietas con las plantas, que consisten en ir tomando una planta cada día, cuanto más tiempo mejor, mientras se sigue una dieta sin sal, azúcar, carne y alcohol, en aislamiento y abstinencia sexual. Al cabo de un tiempo el dietador empieza a soñar con el espíritu de la planta y en esos sueños el espíritu le enseña su canto, el icaro de esa planta. Cuando se aprende ese canto se recibe el poder curador de la planta, que se manifiesta cada vez que se canta», me explica Manuel Villaescusa, terapeuta, músico y miembro fundador de la Plantaforma.

Leer más