Paul Stamets: «Ha llegado el momento de dar el salto evolutivo desde ‘Homo sapiens’ al ‘Homo ascendus’»

La cita era en la campiña inglesa, dentro de la conferencia ESPD55 organizada por Dennis McKenna. Todos intuíamos que iba a ser el plato fuerte de un congreso con un cartel de excepción, pero Paul Stamets estuvo por encima de las expectativas: su intervención en Tyringham Hall fue simplemente memorable, inspiradora y propulsada con ánimo movilizador, casi mesiánico.

Paul Stamets, al que ustedes seguramente conozcan por el documental‘Fantastic Fungi’ (y en caso contrario, ya están tardando en verlo en Netflix), acudía al simposio Ethnopharmacologyc Search for Psychoactive Drugs (ESPD) con una propuesta prometedora: avalar la hipótesis del mono drogado, enunciada por Terence McKenna en su libro ‘Food of the Gods’ (‘El manjar de los dioses’), en 1992.

Nadie mejor que Stamets para recoger el testigo del mayor de los McKenna, visionario y gurú, prematuramente fallecido en 2000, a los 53 años, por un tumor cerebral. Su hermano Dennis extendió la alfombra roja para que Stamets avalara (o tal vez, refutara) lo que los McKenna especularon hace treinta años: que el consumo de hongos psicodélicos –Psilocibe cubensis, en concreto- pudo estar detrás del inusual incremento del volumen cerebral de los protohumanos en algún momento hace 2 millones de años.

La teoría del mono drogado (‘stoned ape’) es controvertida y nunca ha sido validada por la ciencia oficial, cuando no directamente ridiculizada por los paleontólogos. ¿Fueron los hongos mágicos los responsables de que el Homo erectus se convirtiera en Homo sapiens? Posiblemente no lo sepamos nunca, y Stames tampoco presentó la ‘pistola humeante’ que esperábamos para despejar la duda.

A cambio, se presentó en la reunión de su amigo Dennis McKenna con una propuesta mucho más interesante: utilizar ese mismo hongo psicoactivo para dar un nuevo paso evolutivo: de Homo sapiens a ‘Homo ascendus‘. A continuación, la transcripción de las palabras de Paul Stamets en ESPD55 anunciando (o jaleando) el advenimiento del Homo ascendus:

«Ya no somos el Homo sapiens de los últimos 200.000 años. Es el momento de que evolucionemos hacia una especie. Yo propongo el nombre de Homo ascendus. Estamos en una encrucijada, vivimos en el tiempo más desesperado: el 99% de las especies en el registro fósil están extinguidas. La extinción es el curso natural de la evolución. Estamos afrontando, según mi punto de vista, un evento de extinción, hemos entrado en una fase de caos climático incontrolado, hemos desatado enfermedades zoonóticas: tenemos gripe aviar, Covid, viruela del mono… a medida que reducimos la biodiversidad y contaminamos el medio ambiente, a medida que perdemos la seguridad alimenticia, las enfermedades se extienden y proliferan las guerras, estamos en un momento que necesitamos reinventarnos como especie.

Creo que la psilocibina nos hace mejores, reduce la violencia, nos ayuda a superar las adicciones, y nos hace respetar y honrar la sabiduría indígena y su ciencia médica… Estamos en un momento crítico. Creo que el Stack* aumentará la inteligencia para poder desarrollar los inventos que vamos a necesitar para crear nuevas soluciones que nos van a permitir superar esta difícil situación para la Humanidad. El tiempo ha llegado, todos vosotros podéis ayudar a cambiar el curso de la historia humana, depende de nosotros. Creo que la psicolocibina es una de las claves para que esto sea posible».

¿Y cuál es la relación entre el cambio climático actual y las hipótesis del mono drogado de McKenna? Pues bien, tal y como Stamets explicó durante la charla, el desmesurado aumento del volumen cerebral (dos o tres veces) de los homínidos hace 2 millones de años coincidió con un período de sustancial cambio climático. «Ese cambio climático exigió un nuevo conjunto de habilidades para poder sobrevivir, ¿cómo surgieron esas nuevas capacidades? No podemos saberlo, pero Terence y Dennis sugirieron la hipótesis del mono drogado», recordó Stamets.

En definitiva, la hipótesis del mono drogado «no es algo que pueda probarse en el pasado, pero que sí puede ser probada en el futuro». El ‘experimento’, si es que lo podemos llamar así, de Stamets conllevaría volver a dar un salto evolutivo con la misma sustancia que nuestros ancestros -psilocibina- y ante la misma amenaza -cambio climático-, si bien en esta ocasión, la especie amenazada no es un sujeto pasivo ante un evento fuera de su control sino directamente responsable de volver inhabitable el planeta. Y todo ello, no lo olvidemos, gracias a un cerebro privilegiado gracias a (tal vez) los hongos mágicos. Esperemos que esta vez, el resultado sea mejor, por nuestro bien y el resto de la biota del planeta.

* El Stack al que se hace referencia Stamets es una combinación de dos hongos y una vitamina que, según detalló en la misma intervención, están ofreciendo unos resultados asombrosos en la neurogénesis del cerebro humano. Las microdosis del Stack se componen de 500-1000 mg de melena de león; 01-0,2 gramos de hongos psylocibe y 50-200 mg de niacina (vitamina B3).

En este artículo de Microdosing Institute explica con detalle la elaboración y los beneficios del consumo diario de una microdosis de este cóctel de hongos y vitamina, incluyendo aumento de la memoria y la concentración, mejora del estado anímico y de los niveles de energía, regeneración de las neuronas visuales y auditivas y efecto antiinflamatorio. El producto, licenciado por la empresa de Paul Stamets, Fungi Perfecti, puede adquirirse en la tienda del propio Microdosing Institute.

¿Te ha gustado el artículo? Invítanos a un café o hazte socio de la Plantaforma para que podamos seguir escribiendo muchos más.

Un pensamiento sobre “Paul Stamets: «Ha llegado el momento de dar el salto evolutivo desde ‘Homo sapiens’ al ‘Homo ascendus’»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.