Una única dosis de ayahuasca provoca cambios a largo plazo en dos importantes redes cerebrales

Una sola dosis de ayahuasca es suficiente para inducir cambios duraderos en redes cognitivas cerebrales de alto nivel, según un nuevo estudio publicado por el Journal of Psychopharmacology.

La investigación con neuroimagen comprobó que los efectos cambiantes en el ánimo que provoca la bebida se deben a la alteración de la conectividad funcional de las red neuronal por defecto (RND) y red de prominencia (‘salience network’).

«Como neurocientífico clínico, estoy interesado en las mejoras en la calidad de vida de los pacientes con patologías neuropsiquiátricas», explica en declaraciones a Psypost el autor del estudio, Lorenzo Pasquini, posdoctorando del Memory and Aging Center de la Universidad de California.

«Las sustancias psiquedélicas fueron casi completamente prohibidas de la investigación académicas en los últimos 70 años. El resurgir de la investigación psiquedélica de los últimos años ofrece una oportunidad excitante para estudiar el potencial clínico de sesiones de terapia psiquedélica en dolencias psicológicas que afectan a millones de personas en el mundo entero», añade Pasquini.

«Como neurocientífico, estoy particularmente interesado en el papel que juegan los circuitos neurales específicos en el comportamiento social-emocional. Las sustancias psiquedélicas, y los estados alterados de conciencia asociados, provocados por su acción serotonérgica, nos brindan una forma novedosa de estudiar cómo estos sistemas neurales mantienen las emociones humanas y el comportamiento social».

En el estudio, los investigadores utilizaron resonancia magnética para analizar la estructura cerebral de 50 participantes sanos un día antes y un día después de recibir una única dosis de ayahuasca o un placebo. Ninguno de los participantes tenía experiencia previa con drogas psiquedélicas.

Los investigadores hallaron que «la experiencia psiquedélica inducida por la ayahuasca tiene un efecto a largo plazo en la organización funcional de las redes cerebrales que sostienen las funciones cognitivas de alto rango, así como las afectivas».

Pasquini y su equipo observaron un incremento en la conectividad de la corteza cingulada anterior dentro de la red de prominencia, una disminución de la conectividad del corteza cingulada posterior con la red por defecto, y un aumento de la conectividad  entre las redes saliente y por defecto en el grupo de la ayahuasca comparada con el grupo del placebo.

«Hemos descubierto que la ayahuasca tiene un impacto en dos importantes redes cerebrales que sostienen funciones interoceptivas (procesamiento de las sensaciones corporales, como el intestino y los órganos internos), afectivas y motivacionales, mientras las redes sensitivas primarias (visual, sensomotora) no fueron afectadas un día después de la sesión», según Pasquini.

Los resultados de este estudio preliminar abren la puerta a futuras exploraciones sobre el potencial terapéutico de los psiquedélicos en patologías del ánimo y afectivas.

Noticia original en Psypost. Enlace al estudio en  Journal of Psychopharmacology. Foto: Shaman Dealer.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *