¿De qué estamos hablando cuando hablamos de “ayahuasca”?

La definición clásica de la bebida llamada “ayahuasca” es el resultado de la cocción de dos plantas amazónicas: ‘Banisteriopsis caapi’ y ‘Psychotria viridis’. Sin embargo, los análisis químicos realizados a partir de muestras de ayahuasca muestran una enorme variedad en los ingredientes, la potencia y las proporciones de sus principios activos.

La cantidad de harmina, harmalina, tetrahidroharmina (THH) y DMT en las distintas “recetas” dependen de muchos factores, empezando por la propia composición de la mezcla (no todas las ayahuascas incluyen las dos plantas arriba señaladas), el origen de las plantas, de si son silvestres o cultivadas, selváticas o del llano; el tiempo de cocción e incluso la conservación de la ayahuasca antes de su consumo.

El más reciente estudio publicado por la Universidad de Brasilia y publicado el pasado 9 de julio ha analizado 176 muestras de ayahuasca, obtenidas entre distintas iglesias, grupos indígenas y neochamanes de Brasil. Se trata del estudio más amplio realizado hasta la fecha sobre la composición química de la ayahuasca.

La variabilidad entre las distintas muestras es ciertamente asombrosa: la concentración de harmina podía a ser 70 veces mayor entre la muestra de más concentración (7,11 mg/mL) y la menos (0,109 mg/mL). En el caso de la harmalina, 80 veces (de 0,012 mg/mL a 0,945 mg/mL); 32 veces mayor concentración de THH de 0.09 mg/mL a 3.05 mg/mL y unas 31 veces la proporción en DMT, de 0,10 mg/mL a 3,12 mg/mL.

Ayahuasca vs anahuasca

Los resultados son coherentes con estudios realizados anteriormente, como el análisis comparativo entre 109 muestras de ayahuasca realizado por la investigadora Helle Kaasik, de la Universidad de Tartu (Estonia), en colaboración con la Universidad de Campinas, en Brasil. Para llevar a cabo el estudio se recopilaron muestras de ayahuasca de las iglesia de Santo Daime, Barquinha y Uniao do Vegetal, y varios grupos neochamánicos de Europa y Sudamérica.

Si bien la composición de las ayahuascas (‘daimes’) procedentes de las distintas iglesias del Santo Daime eran similares entre sí, el estudio de Kaasik encontró mezclas que contenían ‘Peganum harmala’ (ruda siria) y ‘Mimosa tenuiflora’ (conocida como “jurema” en Brasil). Estas combinaciones consiguen efectos similares a los de la ayahuasca, si bien técnicamente no se pueden llamar así y son conocidas como “anahuasca” (análogos de la ayahuasca). La sustitución de la P. Viridis por la jurema contribuye a un mayor porcentaje de DMT, en tanto esta última planta tiene hasta diez veces más DMT que la chacruna.

El imprevisible efecto de la ayahuasca

Kaasik  presentó los resultados de su estudio en el congreso Aya2019, celebrado hace un año en Girona y organizado por ICCERS. En ese mismo evento, también tuvimos ocasión de escuchar al investigador Benjamin Mudge, que en su ponencia ‘The Therapeutic Potencial of Ayahuasca for People with Bipolar Disorder’ citó tres estudios comparativos de la composición química de la ayahuasca: McKenna, 1984; Callaway, 2005, y McKinney, 2009.

En el cuadro que presentó Mudge se aprecia la «enorme variabilidad» entre las distintas mezclas, con proporciones de harmina y DMT que pueden variar hasta 30x, coherentemente por los análisis de la Universidad de Brasilia citado anteriormente:

Esta gran variabilidad es la que explica los imprevisibles efectos de la ayahuasca en distintos días o con diferentes facilitadores. Puede que la liana particular utilizada en la mezcla tenga una proporción mayor de harmina o bien que en se haya utilizado jurema en lugar de chacruna, y entonces la proporción de DMT sea mucho mayor.

Curiosamente, las ayahuascas analizadas procedentes de la selva amazónica, del estado de Acre, tenían menor cantidad de alcaloides que aquellas provenientes de Goiás, el estado donde se ubica Brasilia, en el centro de Brasil y cuyo clima característico es el “cerrado”, una suerte de “sabana húmeda”.

Enlaces:

‘ Biodiversity of β-Carboline Profile of Banisteriopsis caapi and Ayahuasca, a Plant and a Brew with Neuropharmacological Potential’, MDPI, 9 de julio de 2020.

‘Not All Ayahuasca is Made Equal’, Psychedelics Today, 8 de junio de 2020.

-‘The Therapeutic Potencial of Ayahuasca for People with Bipolar Disorder’, Benjamin Mudge, #AYA2019.

Un pensamiento sobre “¿De qué estamos hablando cuando hablamos de “ayahuasca”?

  • el 17/07/2020 a las 8:47
    Enlace permanente

    Quisiera mayor informacion, con respecto a las investicaciones para detener el alzheimer con el uso de la ayahuasca. Saludos cordiales.

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *