50 años después, llegan los primeros intentos de poner fin a la ‘Guerra contras las Drogas’

El pasado 10 de junio se cumplieron 30 años desde que el presidente Nixon declarara la “Guerra contra las Drogas”. En un discurso especial ante el Congreso, prometió una respuesta federal coordinada a la drogadicción, que describió como una “emergencia nacional” que “destruye vidas, destruye familias y destruye comunidades”.

Cincuenta años, cientos de miles de millones de dólares y millones de muertos después, Estados Unidos no sólo no la logrado ganar la “guerra contra las drogas” sino que ha sumido al mundo entero en una cruzada de destrucción, dolor e inseguridad y que, lejos de resolver el problema, ha creado otros impensables hace medio siglo: emporios criminales capaces de doblegar estados, una población reclusa que no deja de aumentar (especialmente en los Estados Unidos) y la criminalización de los consumidores, convertidos en víctimas colaterales de un problema que se ha enfocado desde la represión y la moral, en lugar de hacerlo desde la ciencia y la salud.

Sin embargo, algo empieza a moverse en Washington y también en el Reino Unido, país que secundó desde el principio la infame “guerra contra las drogas” con la ley ‘Misuse of Drugs Act’ de 1971.

En Estados Unidos, dos representantes demócratas en el Congreso, Cori Bush y Bonnie Watson Coleman han presentado una propuesta reformista frente a las drogas que, en el improbable caso de aprobarse, derribaría el edificio represivo erigido por Nixon en 1971. La Drug Policy Reform Act (DPRA), «despenalizaría todas las drogas, borraría los antecedentes existentes y permitiría volver a dictar sentencia, e invertiría en medidas centradas en la salud para hacer frente a la drogadicción. El proyecto de ley tiene pocas posibilidades de ser aprobado en el Congreso, pero servirá como un importante marcador legislativo para el movimiento que pretende acabar con la punitiva Guerra contra las Drogas», según la revista Rolling Stone.

«Estados Unidos no ha fallado únicamente en la forma en que llevamos a cabo la Guerra contra las Drogas», dijo Watson Coleman en un comunicado. «La Guerra contra las Drogas es una mancha en nuestra conciencia nacional desde sus inicios».

La DPRA va más allá de garantizar que los estadounidenses no se enfrenten a ninguna consecuencia legal por las drogas. También sostiene que el consumo de drogas o los antecedentes penales relacionados con las drogas no afectarán a la capacidad de una persona para conseguir o mantener un empleo, para obtener un permiso de conducir o para obtener prestaciones sociales federales, ni tampoco afectarán a la situación de inmigración o al derecho de voto. El cambio de un enfoque punitivo a otro basado en la salud de la adicción también es fundamental, ya que el proyecto de ley transfiere la autoridad reguladora sobre las drogas incluidas en la Ley de Sustancias Controladas del Departamento de Justicia al Departamento de Salud y Servicios Humanos.

50 años de fracasos”

Entre tanto, a este lado del Atlántico, algunos miembros del Parlamento inglés también intentan mover ficha en la misma línea que sus homólogos demócratas. En la sesión del pasado 17 de junio en el House of Commons, el diputado por Edimburgo Tommy Sheppard, lanzó un apasionado alegato antiprohibicionista a la cámara:

«Despierten y vean lo que está pasando en las calles de sus ciudades. Acompañánenme a las calles de cualquier ciudad y, en menos de una hora, le ofrecerán cualquier droga que quieran. Si lo prefieren, entren en sus smartphones y podrán conseguir cualquier sustancia ilegal que será enviada a la puerta de su casa. En ocasiones, incluso recibirán una encuesta del servicio posventa preguntando por la calidad de la entrega. Es una fantasía pensar que estamos protegiendo a los ciudadanos del uso de las drogas con el Misuse of Drugs Act. Ese no es el caso, así que deberíamos tener una conversación entre adultos sobre una situación en la que un tercio de nuestros ciudadanos pueden convertirse en potenciales criminales según la ley actual».

Diputados de todo el espectro político han hecho excelentes críticas al enfoque actual: los impedimentos a la investigación psicodélica, el aumento de las tensiones entre la policía y sus comunidades, y la imposibilidad de que el Reino Unido pueda detenernos para salir del consumo de drogas, dados los enormes recursos de que disponen los Estados Unidos y el hecho de que ellos tampoco lo han conseguido.

En palabras de uno de los iniciadores del debate, el diputado conservador Crispin Blunt: «Si los diputados hubieran sabido entonces lo que sabemos ahora, aprobar [la Ley Misuse of Drugs Act de 1971 habría sido una traición atroz a su deber con el interés público».

El debate posterior puede seguirse en Twitter con el hashtag #50yearsoffailure.

Enlaces:

‘Democrats Introduce Bill to End the War on Drugs’, Rolling Stone, 15 de junio de 2021.

‘La devastadora guerra contra el narcotráfico que EE.UU. le impuso al mundo cumple 50 años de fracasos’, Cecilia González, RT, 16 de junio de 2021.

Un pensamiento sobre “50 años después, llegan los primeros intentos de poner fin a la ‘Guerra contras las Drogas’

  • el 20/06/2021 a las 17:37
    Enlace permanente

    Con el conocimiento científico actual a disposición de todos, es un crimen contra la humanidad continuar la guerra contra las drogas sin cesar en lugar de ponerle fin lo antes posible. La imposición de nuevas sanciones, como lo está haciendo el gobierno de Macron en Francia, es un crimen de este tipo según las reglas de nuestro derecho internacional y el Instituto para la Paz de las Drogas las presentará al fiscal de la Corte Penal Internacional para una mayor investigación.

    With today’s scientific knowledge at everybody’s disposal, it is a crime against humanity to continue the drug war unabated instead of promoting the fastest possible end to it. The issuing of new penal sanctions, like the Macron government does in France, is therefore such a crime under international law and will be submitted by the Drugs Peace Institute to the prosecutor with the International Criminal Court for further investigation. Our institute informed Mr. Macron of its intent on 31 March 2021.

    (http://www.drugspeaceinstitute.org/pages/Crime_Against_humanity.html )

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.