«Prohibir la ayahuasca también es atentar contra la libertad religiosa»

El cerco se estrecha. Apenas semanas después del inesperado anuncio del gobierno italiano de prohibir la ayahuasca, Francia vuelve a juzgar a la cabeza visible del Santo Daime en aquel país por “consumo y tráfico internacional de drogas”. «No es un juicio contra el Santo Daime sino contra Claude Bauchet», como aclara el propio inculpado, un ciudadano francés que años luchando contra el Estado francés por garantizar la libertad religiosa que ampara su constitución. Bauchet y los daimistas franceses han lanzado una colecta en internet para afrontar las costas del próximo juicio, que puede llevarle a la cárcel.

¿Qué relación tienes con el Santo Daime? ¿cuándo conociste la doctrina?

Descubrí la ayahuasca en su forma chamánica en 1996 durante un viaje a Perú y volví anonadado. Un año después de mi regreso, me enteré de la existencia de un pequeño grupo de personas en el sur de Francia que utilizaban la ayahuasca como parte del ritual religioso del Santo Daime. En realidad, me atraía más la experiencia psicodélica de la ayahuasca que la experiencia religiosa. No me decepcionó porque recibí la confirmación de que “cuando el alumno está preparado, llega el Maestro”.

¿Cuánta gente participa en los ‘trabalhos‘ del Santo Daime en Francia?, ¿cuántos núcleos activos existen en territorio francés en la actualidad?

Que yo sepa hay dos grupos estructurados de Santo Daime en Francia. En cuanto al “Centro Livre do Ceu de Paris” que dirijo, antes de mi detención, éramos unas veinte personas las que acudíamos regularmente a nuestro centro. Un grupo muy reducido, en primer lugar por la prohibición vigente desde hace 17 años, pero también porque Francia es un país laico que practica un laicismo cerrado. Aparte de las grandes religiones, todas las demás son sospechosas (Francia tiene miedo de las religiones, es un karma de la Revolución Francesa). Por lo tanto, somos vistos con recelo incluso por los investigadores de experiencias psicodélicas, que prefieren la versión chamánica de la ayahuasca a nuestro ritual religioso chamánico/cristiano.

¿Habéis tenido algún conflicto previo con la ley en Francia?

Sí, en 1999, por las mismas razones. En ese momento, estuve detenido durante tres semanas. Nuestro primer juicio tuvo lugar en 2004 donde seis personas, incluido yo, fuimos condenados a 8 meses de prisión, tras un juicio de apelación en 2005, donde fuimos absueltos por el tribunal que reconoció que la ayahuasca no estaba clasificada (en ese momento) en la lista de estupefacientes y que nuestra práctica no giraba en torno al consumo de DMT (clasificado como estupefaciente) sino una decocción de dos plantas del Amazonas. Desgraciadamente, tres meses después de nuestra liberación, el Ministerio de Sanidad francés publicó un decreto clasificando las plantas de nuestro Sacramento como estupefacientes (sin pronunciar nunca el término ayahuasca).

¿Cuál es el motivo por el que vas a ser juzgado próximamente?

Mi próximo juicio se basa en los mismos motivos que en 1999: consumo y tráfico internacional de drogas. Esta vez el contexto es diferente, ya que la ayahuasca está ahora clasificada como una droga, a diferencia del juicio de 2004.

Por lo tanto, nuestra estrategia de defensa es diferente. Estamos proporcionando al tribunal pruebas científicas de que la ayahuasca, cuando se utiliza correctamente, no es un peligro para la salud pública y que la orden de clasificación de 2005 debe ser reevaluada. Prohibir la ayahuasca, que es un sacramento inseparable de nuestra religión, es también atentar contra la libertad religiosa, consagrada en la Carta de los Derechos Humanos y en la Constitución francesa.

Uno de los argumentos que enarbola la denuncia es que el daime (la ayahuasca) es una amenaza para la vida de las personas, ¿crees que tiene sentido esta acusación?

Uno de los cargos que se me imputaban era: “poner en peligro a otros con riesgo inmediato de muerte o riesgo de discapacidad”. Tuvimos que luchar mucho con nuestros abogados para que se retirara esta acusación, pero gracias a Dios se desestimó. Es muy interesante observar que la primera decisión judicial en nuestro caso afirma que la ayahuasca no causa la muerte, ¡primer revés!

Personalmente, no he conocido ninguna muerte en los más de 20 años que llevo consumiendo ayahuasca (ritualizada). Las muertes anunciadas por la prensa sensacionalista no se deben a la ingestión de ayahuasca, sino a su uso inadecuado.

¿Conoces algún caso de intoxicación, muerte u otros problemas de salud por consumir ayahuasca?

Llevo más de 20 años consagrando y sirviendo al Daime sin ningún incidente. Si se siguen las reglas, que todo buen “servidor” de la ayahuasca/Daime debe conocer, es completamente seguro.

Por no hablar de todos los testimonios de aquellas personas que han recibido cambios positivos y profundos en sus vidas al consagrar esta Santa Bebida.

¿Qué está en juego en este juicio?

En realidad, este juicio es el de Claude Bauchet y no el de la ayahuasca o el Santo Daime. Así que sí: queremos, como dice Walter en Italia, convertir este desafío en una oportunidad y demostrar a la justicia (ya que los políticos nos ignoran) que esta clasificación es desproporcionada. En primer lugar, porque no se basa en imperativos serios de salud pública (la ayahuasca no es tóxica ni adictiva, como podemos demostrar) y en segundo lugar, porque es nuestro derecho religioso (¡un derecho superior a todas las leyes, que podrían socavarlo!).

Sea cual sea la decisión judicial en mi contra, no cambiará la situación de la ayahuasca en Francia.

Como el Ministerio de Sanidad se niega a dialogar con nosotros, vamos a llevar el asunto a un tribunal administrativo en cuanto se dicte mi sentencia, para pedir que se reevalúe esta clasificación. Por último (en caso de respuesta negativa del tribunal administrativo) llevaremos el caso a un tribunal europeo, siguiendo el ejemplo de los defensores del CBD en Francia que obtuvieron una decisión del TJUE (Tribunal de Justicia de la Unión Europea) que invalidaba la clasificación del CBD. Este juicio es también una cuestión importante para el futuro estatus de la ayahuasca en Europa, donde las políticas de los países están intrínsecamente conectadas.

¿Qué pasos tenéis previstos dar en caso de que seas declarado culpable?

Nuestra lucha es por la verdad y, por tanto, por el conocimiento contra la ignorancia (¡la peor clase de ignorancia, la de los que no quieren aprender nada!). No soy culpable de nada, sólo víctima de una orden de clasificación inadecuada, basada en falsedades científicas. Los políticos prohibicionistas tienen el tiempo… ¡Nosotros tenemos la Eternidad!

Recientemente, Italia ha prohibido la ayahuasca, y el Ministerio de Salud de aquel país asegura seguir la doctrina de Francia, la más restrictiva del continente. ¿A qué se debe el prohibicionismo francés, un país que ha enorbolado durante siglos la bandera de la libertad?

Cuando recibí la noticia de la clasificación italiana pensé -sin tener pruebas- que estaba motivada por el lobby del Estado francés. Llevo mucho tiempo intentando averiguar quién está detrás de esta prohibición en Francia, sin tener ninguna respuesta cierta. Sin embargo, sabemos que es la Miviludes (organización gubernamental de lucha contra las sectas) la que está detrás de esta clasificación, como se indica en nuestro expediente.

Conocí a uno de los farmacólogos del Ministerio de Sanidad que participó en la comisión de clasificación. Me dijo, en confianza: «No es la ayahuasca lo que querían clasificar, sino tu práctica religiosa con la ayahuasca». Tenemos en nuestras manos un informe del laboratorio Toxlab (encargado por el Ministerio de Sanidad para la clasificación) que dice: «La ayahuasca no es tóxica y no se han registrado muertes en todo el mundo por su consumo». Pero… al final del informe, dice que la ayahuasca presenta un riesgo de «sumisión química», en manos de sectas que pueden manipular a las personas. Desafío a nuestros acusadores a encontrar cualquier deriva sectaria con la ayahuasca o el Santo Daime, ya que practico el Santo Daime en Francia desde hace más de 20 años. Son acusaciones basadas en conjeturas.

Espero que nuestros amigos italianos consigan abrir un diálogo con su Ministerio de Sanidad para encontrar un estatus para la ayahuasca que satisfaga los imperativos de la salud pública y nuestro derecho de culto. Como sucede en Canadá, que ha obtenido una exención religiosa para los grupos que utilizan la ayahuasca en un contexto religioso.

Para nosotros, en Francia, parece imposible, debido a la negativa categórica del Ministerio de Sanidad a hablar con nosotros. ¡Esto es una violencia insoportable!

Desde la clasificación en 2005, hemos pedido varias veces al Ministerio de Sanidad que hable con nosotros… sin éxito. La última carta que les enviamos (el 29 de septiembre de 2021), quedó (una vez más) sin respuesta. Nuestra única salida es la justicia…

La Constitución francesa defiende la libertad religiosa, pero en este caso particular está incautando el sacramento del Santo Daime, ¿está intentando vuestra iglesia conseguir un permiso de excepción religiosa similar al que tiene ICEFLU en España?

Francia, como ya he dicho, es un país laico y no hay registro religioso. Se admiten todas las religiones (en teoría), siempre que respeten el orden público y la salud.

Nuestro objetivo es dialogar con el Ministerio de Sanidad, que tiene la llave de nuestra legitimidad. Como se niegan a hacerlo, seguiremos la vía legal/administrativa.

Finalmente, ¿crees -como aseguran las autoridades sanitarias galas- que la ayahuasca es una droga?

La ayahuasca no es tóxica ni adictiva y, además, ¡cura las adicciones!

¿Te ha gustado el artículo? Invítanos a un café o hazte socio de la Plantaforma para que podamos seguir escribiendo muchos más.

Enlaces:

‘El Ministerio de Salud italiano prohíbe, por sorpresa, la ayahuasca’, Plantaforma, 24 de marzo de 2022.

«El Gobierno italiano ha prohibido nuestro Sacremento, tenemos fe para transformar esta situación en una oportunidad», Plantaforma, 1 de abril de 2022.

Solidarité Santo Daime Ayahuasca France, crowdfunding en Go Fund Me.

-‘Ajuda urgente Santo Daime Francia’

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.