El dilema de los indígenas del Amazonas ante la Covid: ¿medicinas ancestrales o vacuna?

La región del Amazonas, que se extiende por Brasil, Perú, Ecuador, Colombia, Bolivia, Surinam y Venezuela lleva meses azotada por la pandemia del coronavirus. Según los últimos datos (15 de febrero) recopilados por Red Eclesial Panamazónica, 50.364 personas han muerto y algo más de 2 millones han sido infectadas por Covid-19 en la región, siendo Brasil (35.000 fallecidos) el país más afectado, seguido por Bolivia (7.600) y Perú (4.100).

Manaos, capital del Amazonas brasileño, ha estado en los focos de los medios por la virulencia del virus, con cientos de muertes, hospitales colapsados y con las reservas de oxígeno agotadas, dejados de la mano del gobierno de Jair Bolsorano, que ha pasado de minimizar la enfermedad a utilizarla como arma política/biológica para el exterminio de los pueblos originarios.

Un informe recientemente publicado por prestigiosos científicos brasileños desvela que el Gobierno de su país ha llevado un plan deliberado para diseminar la Covid-19 «con el objetivo de reanudar la actividad económica lo antes posible y a cualquier precio», según adelanta El País:

«Los resultados disipan la persistente interpretación de que parte del Gobierno federal es incompetente y negligente a la hora de gestionar la pandemia. Muy al contrario, la sistematización de los datos, aunque incompletos por la falta de espacio en la publicación para tantos eventos, revela el compromiso y la eficacia de la acción del Gobierno federal para difundir ampliamente el virus en el territorio nacional, declaradamente con el objetivo de reanudar la actividad económica lo antes posible y a cualquier precio», puede leerse en el editorial del informe, coordinado por la prestigiosa jurista Deisy Ventura.

Los líderes indígenas Raoni Metukire y Almir Surui han denunciado a Jair Bolsonaro por crímenes contra la humanidad ante el Tribunal Internacional de La Haya. La ONG Amazon Watch secunda la acción y acusa al presidente de Brasil de ‘etnocidio’: «Combinado con la destrucción intencionada de los territorios indígenas por deforestación, desarrollo industrial e incendios provocados, el Covid no es más que una emergencia de salud pública: es un etnocidio».

Vacunas en Brasil

La región amazónica es inmensa y la reacción de cada poblado y etnia para afrontar la crisis del coronavirus es particular. El líder del poblado Nova Esperança Biraci Jr Yawanawa publicó recientemente un vídeo en Instagram para explicar por qué ha decidido vacunarse y vacunar a su familia, ante el avance del virus en Brasil: «Como líder de Nova Esperança decidí vacunar a nuestra familia porque yo creo en la ciencia, creo en la Naturaleza, en los conocimientos ancestrales, porque todas están ligadas entre sí. Nosotros hemos usado nuestras medicinas y estamos fortalecidos con ellas, pero ahora llegó la vacuna y también complementamos con ella».

La comunidad de Ceu de Mapiá, el ‘Vaticano’ del Santo Daime, en el estado de Acre, también está vacunando a sus cerca de mil habitantes y siguen utilizando las medicinas tradicionales -ayahuasca, rapé, kambó-, si bien han limitado el número de asistentes a los trabalhos espirituales, con objeto de limitar la dispersión del coronavirus. Mapiá no ha tenido que lamentar ninguna muerte por esta enfermedad, que sí se está sintiendo con más virulencia en Boca de Acre, la ciudad más cercana.

A orillas del río Solimoes, no lejos de Manaos, epicentro de la pandemia en el Amazonas brasileño, habita la comunidad de Kokamas. Tras sufrir más de 60 muertos y un millar de infectados, a principios del pasado verano, la comunidad decidió blindarse del exterior y confiar únicamente en la medicina tradicional: «Al principio, confiamos en la medicina de la gente no indígena, pero nuestra gente que iba al hospital volvía aquí en un ataúd», cuenta Edney Samias, jefe de la comunidad, a la publicación Mongabay. «Ahora cualquiera que tenga síntomas del coronavirus es tratado en casa, únicamente con ayahuasca y otras medicinas tradicionales. Ahora estamos salvando muchas vidas».

El ‘trago’ salvífero de Ecuador

En la selva ecuatoriana, entre tanto, la incidencia del coronavirus es bastante menor, según me cuenta el investigador Chris Falconi, que acaba de regresar tras un mes de dieta en territorio shuar: «La incidencia es bajísima entre los shuar y los quichua, cuyos territorios están pegados, parece que no les afecta. La mayoría de la gente a la que pregunté no se enfermaba, menos la esposa de un amigo quichua que se enfermó y le curaron con los ‘preparados de la selva’, un elixir elaborado con varias cortezas, incluida la Caapi y diluido en lo que llaman “pájaro azul”, con un altísimo contenido en alcohol. Esta bebida les permite subir sus defensas, además de matar cualquier cosa con el alcohol».

Falconi me envió gentilmente unas fotos de la bebida, si bien me pidió que no desvelara sus ingredientes por respeto a los indígenas.

Los fallecidos por Covid en la región selvática ecuatoriana son 412, según Red Eclesial Panamazónica, que elabora un informe periódico con la incidencia del coronavirus en la región.

La pandemia en Bolivia

Tras Brasil, Bolivia es el país más afectado por la pandemia en la región, con más de 7.000 muertes, solo en la zona selvática del norte del país. En una reciente rueda de prensa organizada por la COICA y el Amazon Emergency Fund, Tomás Candia Yusupi, del pueblo chiquitano y presidente de la CIDOB se expresó en estos términos:

«Esta pandemia está matando a nuestros hermanos y hermanas en toda la Amazonía y si no nos ayudan a detenerla, vamos a desaparecer. Pedimos a los países ricos que nos ayuden con recursos financieros para fortalecer el Fondo de Emergencia de la Amazonía. Necesitamos al menos 5 millones de dólares para medicinas y alimentos, y para entregar recursos a los pueblos indígenas de los nueve países que conforman la cuenca amazónica. Necesitamos la ayuda de todas las naciones ricas, de presidentes, amigos y organizaciones civiles. De lo contrario, nuestros hermanos y hermanas tendrán que salir y exponerse a nuevas infecciones».

Enlaces:

‘Covid en la Panamazonía’, de Red Eclesial Panamazónica, 15 de febrero de 2021.

-‘Favoring ayahuasca over hospitals, Indineus Kokama see COVID-19 deaths drop in the Amazon’, Mongabay, 17 de agosto de 2020.

‘Un estudio sostiene que Bolsonaro lideró una “estrategia institucional de propagación del virus’, El País, 23 de enero de 2021.

-‘Covid Threatens the Future of the Amazon and Its People’, Amazon Watch, 2 de febrero de 2021.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.