«La misma droga que perseguía me salvó la vida»

Un estudio pionero de la Universidad de Cambridge de 2018 sugiere que el 20 por ciento de la policía del Reino Unido tiene algún tipo de trastorno de estrés postraumático (la condición en la que eventos traumáticos del pasado pueden desencadenar recuerdos angustiosos y estados de ‘hipervigilancia’), aunque la mayoría no son conscientes de ello. La última encuesta de la Federación de Policía de Inglaterra y Gales refleja una insatisfacción generalizada, y los oficiales están dejando sus puestos en masa; casi 9.200, una cifra récord, en Inglaterra y Gales en el año que terminó en marzo de 2023, de una fuerza laboral de menos de 150.000 agentes.

Algunos de estos policías están viajando a la selva amazónica para sanar con ayahuasca los traumas generados durante el desempeño de su trabajo, según un reciente reportaje del diario Telegraph. Es el caso de Paul Haylock, un entrenador de perros policía de 41 años de Essex, que asistió al ataque terrorista de Westminster en 2017, en el que cuatro miembros del público y un oficial de policía fueron asesinados y muchas más personas resultaron heridas. Desde entonces, según su propia valoración, ha visitado algunos «lugares oscuros» en su mente. Su viaje a Perú el pasado noviembre fue un intento desesperado de iluminar esos lugares oscuros y encontrar alivio a la ansiedad y los pensamientos suicidas que lo atormentaban.

Semanas después de su experiencia en el Perú, el oficial Haylock describe un vívido cuadro de lo que sucedió después de beber la ayahuasca: «Era como ver mi cerebro siendo reconfigurado, como si el peso del mundo se levantara de mis hombros», dice.

Haylock no es una excepción en buscar la ayuda de la medicina psicodélica para el trauma relacionado con el trabajo; los veteranos militares lo han estado haciendo durante varios años. Pero solo ahora esta terapia se está organizando para los policías del Reino Unido y otros ‘respondedores de primera línea’ cuyas responsabilidades diarias los colocan en situaciones que pueden tener un efecto debilitante en su salud mental.

Neil Woods, un ex oficial de narcóticos encubierto y autor de ‘Good Cop, Bad War’, ahora hace campaña por la reforma de la ley de drogas. Ve una conexión entre el comportamiento disfuncional de la policía y lo que describe como una «crisis de salud mental paralela» dentro del cuerpo. «No estoy tratando de excusar el mal comportamiento; debemos abordar eso de la manera correcta,» dice. «Sin embargo, la policía está siendo constantemente criticada sin que la gente entienda el contexto del trauma que pueden haber sufrido.»

Woods es miembro del consejo de la Law Enforcement Action Partnership (LEAP), compuesto por figuras de la justicia penal y el ejército, a menudo retiradas, que aboga por políticas basadas en la evidencia en torno a las drogas y la salud mental.

Steve (nombre ficticio de otro de los protagonistas del reportaje), de 36 años, dejó la policía en 2018. Diagnosticado con TEPT complejo (en el cual la exposición a un trauma repetido o a largo plazo puede causar sentimientos de inutilidad y desconexión social), Steve estuvo medicado durante 10 años. «Cada vez que había una crisis, el psiquiatra aumentaba la dosis o añadía algo más a la mezcla», explica. «Así que al final, hace unos dos años, estaba en la dosis más alta de antidepresivos, un estabilizador del ánimo y un antipsicótico. No me hacía sentir mejor. Solo me adormecía.»

El suicidio se convirtió en su opción nuclear. «Ese es mi lugar de referencia. Sé que tengo el poder de quitarme la vida cuando las cosas se ponen realmente mal y eso me da – sé que suena un poco extraño – una sensación de control.»

Paul Haylock, quien ha sido oficial de policía durante 22 años, describe una trayectoria similar de empeoramiento de la salud mental. Al igual que Steve, enterró los malos recuerdos en lugar de confrontarlos, con la mentalidad de «solo aguanta y sigue adelante»’, pero el ataque terrorista de 2017 fue un «punto de inflexión».

Haylock tocó ‘fondo’, después de que él y su esposa perdieron a su bebé cuando tenía seis meses de embarazo. Al igual que Steve, consideró el suicidio ‘porque simplemente no creía que las cosas fueran a mejorar para mí.’ Pero, también como Steve, decidió arriesgarse una vez más buscando en internet ‘otras avenidas’.

Esto fue lo que los llevó a la puerta del Proyecto Heroic Hearts UK, una organización hermana de su homónima estadounidense, que envía a militares veteranos y trabajadores de servicios de emergencia con problemas a ‘retiros de terapia progresiva’, es decir, ceremonias de ayahuasca en Perú. La versión británica de Heroic Hearts fue establecida durante la pandemia por el exsoldado Keith Abraham, quien ya había hecho el viaje a Perú por su cuenta.

En noviembre pasado, Paul Haylock y Steve se unieron a cinco veteranos militares en el segundo retiro organizado por Heroic Hearts. Cada uno pagó su propio pasaje aéreo, mientras que el costo del retiro, de 3.000 libras, fue cubierto por Heroic Hearts. Steve confiesa que estaba aterrorizado antes de ir, «pero en ese momento de mi vida no tenía absolutamente nada que perder».

Jorge y Sulmira, los maestros shipibo de la maloca Jakon Nete, que acogieron las ceremonias.

Sentados en la maloca, el grupo bebió ayahuasca en tres ocasiones consecutivas como parte de una ceremonia en la que los chamanes, o ‘maestros’, cantaban y tocaban música. La preparación se realiza combinando las hojas de la chacruna con la liana ayahuasca, endémica del Amazonas. Steve confirma que tenía un sabor horrible, pero después de varias horas en un estado mental alterado, “salí sintiendo que me habían abrazado toda la noche, que me habían amado toda la noche, como si me hubieran dado una gran dosis de amor”.

Para Haylock, fue como una ‘experiencia de videojuego’ en la que diferentes escenarios [por ejemplo, relacionados con su infancia o su tendencia a enojarse y ser crítico] aparecían en su mente. Cree que la medicina lo estaba animando a verlos de una nueva manera, de ahí la sensación de que su cerebro estaba siendo reconfigurado. Blest-Hopley describe estas experiencias como ‘sesiones de terapia que las personas tienen consigo mismas’.

No todo fue fácil. Las personas habitualmente sollozan y vomitan, y Haylock dice que su segunda sesión fue «una de las peores experiencias de mi vida», en la que sintió que estaba en guerra con la ayahuasca. En retrospectiva, cree que incluso esto fue instructivo, ya que le enseñó a dejar de resistir y dejar salir sus emociones.

Pero en ese momento, lo dejó debilitado y, aunque no deshizo los efectos positivos de la primera sesión, lo hizo pensar dos veces antes de tomar ayahuasca por tercera vez. «Luego pensé, por otro lado, ¿cómo puedo volver a casa sin hacer esa última noche, pensando en lo que podría haber sido?» La tercera sesión resultó ser «placer de principio a fin; me senté allí asombrado, sin querer que terminara».

Ben Broughton, ex policía y facilitador de hongos psilocybe.

Blest-Hopley, quien ha participado en un retiro de ayahuasca en Perú, ofrece una explicación científica de lo que ocurre en el cerebro de quienes sufren de PTSD bajo su influencia. Compara un recuerdo traumático con un ‘archivo roto’ que se incrusta más y más profundamente en el cerebro. Los psicodélicos descomponen esto «de tal manera que se puede procesar adecuadamente y, por lo tanto, archivarlo de una manera más adecuada».

Esto permite que otras partes del cerebro que generalmente permanecen separadas comiencen a ‘hablar’ entre sí, “y ahí es donde se obtienen muchos de los efectos perceptuales de los psicodélicos”. También hay un impulso a lo que ella llama ‘Milagro-Gro’ para el cerebro: factores que le dan una mayor capacidad para comprender y aprender. El ‘resplandor’ de este efecto dura de dos a tres semanas, una ‘ventana mágica’ en la que las personas pueden absorber e ‘integrar’ los conocimientos que han ganado.

Seis meses después de su experiencia en Perú, Haylock y Steve siguen sintiendo los beneficios. «Me encuentro mucho mejor para lidiar con cosas que se ponen un poco difíciles, un poco estresantes», dice Haylock, mientras que Steve ya no entra en modo de ‘lucha o huida’ ante el más mínimo ruido inesperado, «y eso ha sido increíble porque es agotador estar en ese estado todo el tiempo». Ambos coinciden en que la ayahuasca ha transformado sus vidas.

El tercer retiro peruano de Heroic Hearts Project UK tuvo lugar el mes pasado, y Keith Abraham comenta que actualmente hay 75 personas en la lista de espera para futuros retiros, de las cuales 11 son paramédicos, bomberos o policías y el resto ex-soldados. Según Neil Woods, ya hay muchos policías con traumas mentales en el Reino Unido que están explorando el uso de plantas psicoactivas.

Paradójicamente, algunos de estos policías recibirán en algún momento órdenes de incautar o destruir ayahuasca, esa misma “droga” que puede ayudarles a sobrellevar su PTSD. Como expresó un miembro de LEAP Europe durante un evento en Madrid el pasado mes de febrero, «la misma droga que perseguía fue la que me salvó la vida».

Con información y fotos de Telegraph.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *